Blogia
Luna de agosto

Cuando...

Cuando...

 Era pequeña, mala y llorona hasta la extenuación. Mi madre, mi padre, mi abuela o cualquiera de casa, siempre tenían  algo especial para que me quedara callada, sentada  y sin molestar, durante largo rato.

Forraban la punta de la tijera con esparadrapo blanco - para que no me pinchara - un papel de periódico y unos cuantos sobres que venían de fuera. Allí, tranquilamente, pasaba horas recortando los rojos y los azules y haciendo montoncitos de cada color. Con todos recortados,  me preparaban engrudo - harina y agua, hasta hacer una mezcla para poder pegar) Me hacían una torunda y despacio con los pequeños trozos hacía figuras de gatos, perros o caras de muñecos sobre el periódico viejo. El pasillo largo era un museo con mis obras de arte.

Lo he recordado cuando he visto un sobre igual  aquellos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

J - 87 -

Historias de la vida y pequeños fragmentos de una gran mujer.

Un abrazo fortísimo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres