Blogia
Luna de agosto

Si es que...

había escrito un "vómito teatral" lleno de tacos, cuasimodos y palabras malsonantes y se me ha borrado. No lo encuentro por ningún lado. Ahora será difcil repetir.

No vuelvo a reciclarme -  teatralmente hablando - personalmente hace mucho que lo dejé. No sé si es que mi ego está equilibrado o es que me importa un pijo...yo creo que lo segundo.

Tengo una compañera en reciclaje que es insoportable. Va de pesimista por la vida jodiendo a los demás. Ayer le dije muy educadamente, que  en su vida no existiría el pesimismo  si alguna vez le hubieran hecho daño de verdad. En el fondo es una comodona que no tiene problemas y se los inventa para llamar la atención. Los que afrontamos la vida de otra forma, desde su punto de vista, sómos unos idiotas que no nos damos cuenta de lo mal que está todo. Vamos, que somos unos simples y ella está en posesión de la verdad.

Ser pesimista dice que estar preparado para todo lo malo y otro le dijo que ser pesimista es ser un gilipollas integral y que en su caso una tocapelotas por supuesto integral.

A mi, de verdad, me da un poco de pena. Si se le dice, me duele un poco la cabeza, ella contesta, a mi me duele  mucho más. Le encanta tener penas, contarlas, ser víctima siempre de la desigualdad. Ayer me decía un compañero que la mandara a hacer puñetas o por lo menos le dijera que me dejara en paz y más cosas que no voy a decir...

Lo más gracioso es que tiene una cátedra en propiedad para arreglar los desarreglos mentales que tienen los demás.

Pobre alumnado...tener que soportar para aprobar a una persona semejante.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Luna -

Qué le vamos a hacer, así sómos las `personas de diferentes.
Un abrazo

DR -

Evidentemente, es un pesimismo mal gestionado. El único pesimista aceptable es el que se camufla en la sensatez. Es cierto que suele ser algo coñazo, lo reconozco, pero al menos mantiene sus penas en la intimidad y no finge una alegría para la que no está preparado. Hay, me parece, en ese pesimismo discreto una elegancia no desdeñable.
En cuanto a tu compañera teatral, me da que es una insoportable egotista.
Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres