Blogia
Luna de agosto

¡¡Genial!!!

Desde hoy voy a tener más tiempo, no puedo opinar en las bitácoras, los Hados me lo han prohibido..

Por la mañana, leo, un articulo estupendo en Jardines.... iba a contestar, dado que una parte importante de Madrid, no es que se haya quedado sin jardines, sin árboles, sin grama,  ahora tenemos un erial lleno de barro. Talaron hermosos cipreses, olivos, plátanos,  castaños de ïndias, todo de madrugada, con premeditación y alevosía...bueno, da igual, el voto le concedió el derecho y hay que apechugar.

Cuando voy a comentar, me piden el registro, yo no tengo registro y por lo tanto no puedo comentar. En un ratito libre, me paso por Diarios, Giovanni y algunos cuantos más, en todos me piden el registro.

No hay nada que hacer si no estás registrado, el nombre a secas ya no vale. Me hacia gracia lo del Alias Luna que no podré poner.

Lo siento por Jardines, había pensado mal, muy mal.

Así que por un lado lo lamento, me gustaba opinar de vez en cuando, por otro lado, está bien, dejo tranquilo al personal.

Ya, ya sé, acaba de empezar el día de los enamorados.

Deseo contar desde tiempo algo que sucedió:

Érase que se era una chica mayor que leyó algo, algo que le impactó tanto, tanto que tomó una decisión. La chica es un poco cortada para escribir  o comentar ciertas cosas y entonces decidió pedir un favor a una tercera persona, pensando que la contestación se la iban a dar de la misma manera que ella lo pidió, a través de la tercera persona. El deseo no fué concedido, se le negó, no a través de la persona como marca la buena educación, el deseo le fué negado en público, sin ton ni son, sin venir a cuento y sin pensar en lo ridícula que la chica podría sentirse y por supuesto sin aclarar el motivo. A la chica le llegaron voces y correos con preguntas curiosas, querían saber que había querido decir y salvo en un caso, ella calló, que cada uno pensara lo que quisiera... Algunas veces la chica pensaba en lo sucedido y un día lo entendió, la mente se le abrió de par en par y comprendió algo importante. No hay cosa peor que un amigo le cuente a otro amigo la versión de un error y que tome partido sin aclarar, sin conocer, sin preguntar si aquello que le han contado es verdad o es toda la verdad.

La chica mayor aprendió - eso me dijo - varias cosas y de ella las he aprendido yo.

1ª Si alguien me pregunta por correo a través de otra persona, contestaré a través del correo, nunca públicamente.

2ª Nunca pondría en ridículo a nadie.

3ª Si mi madre viviera y a pesar de las prohibiciones, me daría dos buenas tortas para que aprendiera a respetar a los demás y me diría lo siguiente:  con el dineral que nos ha costado educarte, que malos resultados hemos obtenido, una pena, una verdadera pena.

Feliz día 14..... en mi caso, a uno de ellos, al que anda por por Loyangalani, le envio un beso, a los de aquí se los daré personalmente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

princesa -

jajaja, tranquila, Luna. Yo tampoco me he olvidado y cuando me aclaraste que no había sido dirigido a mí, se acabó. Una equivocación la tiene cualquiera, mujer. Y te preocupaste de hacérmelo llegar.

salduba -

Esta mañana te escribí un comentario y no ha salido, seguramente que no lo he hecho bien, bueno, solo decirte que a veces las personas metemos la pata, por torpeza o por no saber relacionarnos adecuadamente,
y podemos hacer daño, a los demas, y nos ocurre a todos, a veces ni somos conscientes, de ello.Tenemos que tener mas cuidado, ser mas emocionales.
Un beso,
Por cierto me gusta mucho como escribes ultimamente.

Luna -

Buenos días, princesa.
No creas que he olvidado la contestación que te di en la Crisálida al confundirte con otra princesa, no me lo perdonaré nunca, te aseguro qué la otra princesa se lo merecía, hablaba de los muertos de la guerra con sorna, ironía y desprecio y al contestar en su blog, borró el mensaje, sólo dejaba los que apladuian su texto...al verte en la Crisálida, pedí permiso para contestar, creyendo que era la OTRA y aproveché.
Te contesto aquí y te lo aclaro,lo creo conveniente.
Un beso

princesa -

Sí... cierto.

Lo de poner en ridículo públicamente a alguien es infame. Es algo que realmente no entra dentro de la educación, sino de la persona. Casi como que invertir dinero en enseñar eso, es contraproducente...

Un abrazo, Luna. Me encantas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres