Blogia
Luna de agosto

Mi abuela y la melancolía..

 Aunque no lee la Luna o eso creo, lo siguiente se lo dedico a la persona que me dice que por mucho que límpie  los correos, algo queda siempre.

Ahora los niños van muy límpios a cualquier edad y sin embargo recuerdo que de pequeños había una edad en que lavarse era un castigo, un verdadero castigo y cuando teníamos esa edad, mi abuela siempre nos contaba el siguiente chiste a ver si nos dábamos por aludidos:

- Hija ¿qué es esa mancha negra que te está saliendo por el cuello y las orejas?

- Abuelita, no es una mancha, es la melancolía.

A la semana, la mancha era  mucho más grande

- Hija, me tienes preocupada, la mancha es cada vez mayor, podrías hacer algo o lo voy a hacer yo.

- Abuelita, no te preocupes tanto, es la melancolía.

Al día siguiente, la abuela coge una esponja llenita de agua y de jabón,  frota la mancha  y dice:

- ¿ Melancolía? ¿Estás segura que es melancolía? dice enseñando la esponja toda negra

- Pues claro que lo sé

-  Hija, esto no es melancolía, esto es......mierda jodida (perdón)

..entonces nos daba mucha rabia y ahora cuando oigo la palabra melancolía, me acuerdo de mi abuela y me da la risa.

* alomejorloquemepasaesquetengomelancolíadepasarundíayotrodíaynovernadanuevoescrito. ¿Seráposible?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

7 comentarios

Luna -

coqueto...¿eh?

anonimoanonimo -

enganchada... ¿eh?

marudemarbella -

¡Ole tu abuela!
bautizar a los churretes con el nombre de melancolía es tener imaginación.
Detras de toda gran mujer creo hay siempre una gran abuela.
Un beso guapa.

Luna -

Sir, a mi si me importa que el mundo siga girando sin estar algunos años más en el.
Tengo que ver aún muchas cosas y conocer a personas francamente interesantes y entrañables.
Estoy de acuerdo, hay que abrir todas las puertas, pero con cuidadito, el cerebro es algo muy delicado y cuando va cuesta abajo, perdemos mucho más de lo que ganamos.

Otro beso

Luna -

Salduba, mi abuela era así de divertida y cariñosa, muy cariñosa con todos sus nietos. Me gustaría ser igual que ella si un día tengo nietos.
Un beso.

Sir John More -

¿Ves? Eso de que el mundo seguirá girando esté yo o no esté, eso no me preocupa tanto. La melancolía es una puerta, sí, que uno tiene en el corazón, y no se puede estar toda la vida ante una puerta y no abrirla, ¿no crees? Por lo demás, caben todas las alegrías, y me alegro por tu cena, y por ese cuento de la abuela... ¡A mí también me daba tanto repelús bañarme cuando pequeño! Besos, Lunita.

salduba -

Desde ahora, yo también me reiré cada vez que oiga la palabreja en cuestión, es una forma de romper el hechizo, que es para mi la melancolía, un hechizo, que no te deja ver las cosas buenas de la vida, las actuales, porque tienes en la mente fijadas las cosas buenas de otros tiempos y lugares.
Tu abuela era sabia, y sabía deshacer los hechizos de esa manera, haciendo un chiste de ello, asi con las risas que provocaba, hacía de borrador,
y borraba los fantasmas inoportunos de la tristeza.
Me encanta que lo hayas compartido, eres genial!
Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres